El PP critica que Ferreiro haya malgastado más de 1,8 millones de euros para vender humo ante su falta de proyecto para la ciudad

El PP critica que Ferreiro haya malgastado más de 1,8 millones de euros para vender humo ante su falta de proyecto para la ciudad
El Gobierno municipal ha malgastado medio millón de euros en procesos de la fachada marítima que han sido todo un fracaso de participación
Ferreiro ha malgastado 718.000 euros en contratos sobre el Área Metropolitana sin dialogar para lograr el acuerdo plenario y 644.000 euros en estudios para cambiar las líneas de bus sin que haya modificado ninguna
La política de Ferreiro se reduce a acciones de postureo, imagen, cara a la galería, que no aportan nada y que constatan la falta de proyecto más allá de consignas, pancartas y venta de humo

El PP critica que el Gobierno municipal haya malgastado más de 1,8 millones de euros en diversas iniciativas que han sido un fracaso bien por la parálisis en la gestión municipal, bien por la incapacidad política de Ferreiro para lograr acuerdos, bien por la falta de interés para los ciudadanos.

Para los populares, Ferreiro ha malgastado casi medio millón de euros en los diversos procesos relacionados con la fachada marítima que han ido de fracaso en fracaso de participación hasta la votación final.

El PP califica de fracaso el concurso de ideas puesto en marcha por el Gobierno municipal, en el que sólo votaron 738 personas, el 0,3% de la población coruñesa, a pesar de que podía hacerlo cualquiera fuese o no de nuestra ciudad por la falta de control en las votaciones.

Al respecto, hay que recordar el contrato de 70.000 euros para estudios sobre el borde litoral que incluía el Foro Litoral, celebrado en Palexco ante doscientas personas y que tuvo costes adicionales por 115.000 euros, según respuesta a pregunta formulada por el PP. El primer fracaso de Ferreiro sobre la fachada marítima costó 185.000 euros.

A esto hay que añadir el segundo, el concurso de ideas, que pese a tener un presupuesto de 125.000 euros fue el concurso con más baja participación de los últimos años en este ayuntamiento.

A esta cantidad hay que sumar 150.000 euros de coste de la carpa instalada en la plaza de Tabacos para exponer estos proyectos y realizar actividades para incentivar la votación. El tercer fracaso se tradujo en 738 votos a pesar de los 150.000 euros invertidos.

Por tanto, Ferreiro ha gastado casi medio millón de euros en intentar hablar de la fachada marítima sin que se haya sentado ni un solo segundo a negociar la propiedad de los terrenos.

Mientras, seguimos a la espera de que desarrollen el acuerdo de Puertos del Estado y Xunta de Galicia que se plasmó en un protocolo, que garantiza que la Solana siga siendo pública, que pone 20 millones para que Batería y Calvo Sotelo también, y lo más importante, que Fomento se compromete a financiar los 140 millones del tren a Langosteira sin que la Autoridad Portuaria coruñesa ponga un solo euro.

A pesar de que Ferreiro culpaba a Rajoy, tras casi un año de gobierno de Sánchez, ni un solo avance, ni siquiera se reunió la comisión para la revisión de los convenios de 2004 que había anunciado el Delegado del Gobierno para el pasado mes de octubre.

No es el único proceso abierto por el Gobierno municipal en el que ha despilfarrado el dinero de todos los coruñeses para vender humo y no avanzar en nada de lo anunciado.

Así, Ferreiro ha malgastado más de 718.000 euros en contratos relacionados con el Área Metropolitana sin que haya habido ninguna conclusión en cuatro años al haber sido incapaz de dialogar con la oposición para lograr el acuerdo necesario en el Pleno. Ferreiro siempre ha ido por libre también con el único fin de aparentar que era capaz de liderar el área para tapar su deficiente gestión en el ayuntamiento.

Además, Ferreiro ha malgastado 644.000 euros en diversos contratos relacionados con los cambios de las líneas de bus urbano sin que haya modificado ninguna, como reconoció el propio concejal de Inmovilidad, a pesar de destinar 350.000 euros a convenios con la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona, 202.000 euros a contratar a dos personas para poner en marcha los cambios y casi cien mil euros en encuestas y procesos participativos sin resultados.

Por tanto, está claro que la política de Ferreiro se reduce a acciones de postureo, imagen, cara a la galería que son ineficaces, no aportan nada y a las que los coruñeses dan la espalda. No es el momento de improvisar, sino de actuar conforme a una idea y un proyecto claros. ¿Cuál es su proyecto para la ciudad más allá de consignas, pancartas, venta de humo y las frases de siempre?